Home / Salud / 9 Trucos para dormir poco y levantarse descansado

9 Trucos para dormir poco y levantarse descansado

A todos nos ha pasado que en una noche de sueño completa nos hemos despertado cansados y en otras ocasiones con sólo unas horas nos levantamos como si lleváramos toda una noche de relax. Para comprender por qué sucede esto te vamos a explicar algunos de los secretos para garantizar que nuestro descanso sea completo y las consecuencias de que así sea. Te adelantamos que te va a resultar muy provechoso, pues vas a poder rendir completamente.

1. Las fases del sueño

Antes de comenzar a ver los beneficios del descanso se tiene que explicar en qué consisten las fases del sueño, pues nos van a permitir organizar nuestro relax de modo correcto. Tenemos que descansar en intervalos, para poder garantizar que nuestro cerebro pase por las fases necesarias. La primera y segunda serán de tres horas en total, otras 3 horas para la tercera y la cuarta, una hora y media más para la quinta. Si tenemos que romper nuestro descanso, será mejor que ocurra en medio de cada ciclo completo o nuestro cerebro se sentirá cansado. Es por ello mejor descansar 6 horas que 6 y media.

2. Cada cuerpo necesita unas horas diferentes

En función de cada persona se requiere más o menos descanso. Pero no sólo influye eso, pues la edad también hace que se varíe la cantidad de horas que vamos a emplear para el descanso correcto. Un bebé precisa de hasta 17 horas, mientras que un adulto sólo de 8. Pero aunque esto se haga de forma general, cada uno debe prestar atención al tipo de ejercicio realizado en el día, tanto físico como mental, para poder calcular el número de horas que va a precisar cada día. Recuerda que es mucho más importante estar descansado que ver una película a altas horas de la noche.

3. No es sólo la cantidad de tiempo

Aunque haya que prestar atención a la cantidad de horas que empleamos para dormir, la rentabilidad de dichas horas es mucho más relevante. Si eres de las personas que se despierta varias veces a lo largo de la noche, si te mueves mucho, tienes pesadillas o algo te hace no conciliar el sueño, todo habrá sido inútil. Tienes que garantizar que el descanso es completo y que el sueño se produce de forma continuada y sin interrupciones. Para ello usa el resto de consejos sobre adecuación para dormir. Encontrarás los demás consejos en las páginas siguientes.

4. Los hábitos de tu habitación

La habitación en la que sueles dormir debe de ser sólo y exclusivamente para eso. Si utilizamos el mismo espacio para trabajar, para estar tiempo leyendo o para ver la televisión, no nos resultará tan sencillo conciliar el sueño, pues tendremos estímulos que sin lugar a dudas nos distraerán. Procura, dentro de lo posible, usar el resto de habitaciones de tu hogar para las demás actividades. Y sobre todo ten en cuenta que, en este sentido, las relaciones íntimas se consideran como descanso.

5. Antes de irte a dormir

Tienes que tener en cuenta que lo que realices antes de irte a dormir va a repercutir en el tiempo que vas a necesitar para comenzar a descansar. Si antes de irte a la cama comienzas una discusión, tienes una idea maravillosa o has visto una película que te ha encantado, pasarás un buen rato pensando en ello. Esto provoca que no consigas conciliar el sueño con rapidez. Procura siempre dejar al menos media hora de margen sin realizar ninguna actividad física o mental demasiado compleja antes de irte a la cama. Conoce el resto de consejos para que puedas lograr un buen descanso.

6. Alimentos y descanso

Lo que comas o bebas antes de irte a la cama va a influir también en tu descanso, bien por los efectos de los digestión o por los efectos de los propios alimentos. Intenta siempre no beber demasiado líquido antes de irte a la cama, pues podrías levantarte a media noche para ir al cuarto de baño. Intenta no ingerir alimentos o bebidas con cafeína, como chocolate, café o algunos tipos de tés. En general no es aconsejable tener una cena copiosa, pues la digestión te hará emplear mucha energía durante la noche. Es mejor algo ligero.

7. La posición en la cama

El tipo de postura que tomamos cuando dormimos también influye en el modo en el que vamos a dormir. Todas tienen pros y contras, pero en lo que a descanso se refiere, la mejor posición es boca arriba. Aunque se puedan producir unos fuertes ronquidos, es lo que favorece mejor el descanso de la espalda y evita las arrugas. La peor sin lugar a dudas es boca abajo, justamente por lo contrario. De lado se llega a un punto intermedio. Procura siempre que tu cama sea suficientemente cómoda para garantizar también un sueño reparador. ¿Sigues todos estos consejos antes de dormirte? Descubre qué beneficios obtendrás.

8. Qué hacer cuando te levantas

Cuando tu alarma suena, tienes que levantarte. Si comienzas de nuevo a dormir estás comenzando un nuevo ciclo de sueño, por lo que tu cerebro comienza otra vez el proceso de nuevo. Si a los 10 minutos te despiertas, habrás tirado todo tu descanso reparador a la basura, pues estarás con una sensación de cansancio desde ese momento. Es aconsejable estirar tu cuerpo un poco y comenzar la rutina. Tu cuerpo lo va a agradecer a lo largo de toda la mañana. Regla máxima a tener en cuenta: Dos alarmas como mucho.

9. Consecuencias de un buen descanso

Hay que tener en cuenta que cuando conseguimos descansar correctamente, nuestro cuerpo regenera las neuronas. El cerebro consigue desconectar y se reorganizan las ideas. Cuando hemos logrado nuestro objetivo de horas diarias, nos levantamos de mejor humor y disminuimos los dolores de cabeza. En general nos vamos a enfrentar al día de manera mucho más productiva, por lo que a veces es mejor dormir bien y trabajar, que adelantar trabajo por la noche y atrasarlo en la mañana.

Para los curiosos

Check Also

El Agua de mar lo cura todo

Hace algunos años, Ángel Gracia irrumpió dando conferencias con gran valentía y desafiando a la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *